No importa los años que llevemos jugando a videojuegos, ni las plataformas que hayamos probado: aún no hemos encontrado una consola que no tenga problemas de sobrecalentamiento. De jovencitos nos resultaba hasta gracioso, poníamos la mano debajo de nuestra Nintendo o nuestra Sega Mega Drive de 16 bits y nos hacía hasta gracia ver las temperaturas que podían llegar a alcanzar. Sus portátiles, la eterna Game Boy y la efímera Game Gear, no es que mejorasen en este aspecto, y aunque pensamos que con la nueva generación se terminaría el problema… ya llevamos unas cuantas a nuestras espaldas y la cosa sigue erre que erre.

Yoigo Escritorio

Ahora, con la PlayStation 5 y la Xbox Series X a la vuelta de la esquina, tenemos claro que el problema volverá a repetirse. Vivimos en un particular ‘día de la marmota’ en el que cada vez alucinamos más con los gráficos de las nuevas plataformas, pero donde el sobrecalentamiento parece ser un problema recurrente al que los fabricantes no terminan de encontrarle una solución óptima. De las lindezas que están por venir ya nos ocuparemos cuando las tengamos por casa, pero… ¿qué os parece si vemos cómo proteger nuestras consolas del calor para así evitar sobrecalentamientos que puedan acabar con su vida útil antes de tiempo? Vamos a echar un vistazo a los mejores remedios para que nos duren unos añitos aún en perfecto estado de revista, ¡que aún nos quedan muchas horas de disfrute con ellas!

Sobrecalentamiento PS4: ruido de los ventiladores

La mítica PSX, la gris de toda la vida, emitía un sonido muy característico mientras leía el disco del juego. Uno casi tan recordado como su no menos mítica sintonía de inicio que más de uno hemos ido a buscar a Youtube en momentos de nostalgia. La verdad es que nos encantaría escribir unos cuantos post remember sobre ella, pero centrémonos, que hoy hemos venido a otra cosa. El caso es que, si el ruido era molesto, la verdad es que se nos olvidaba en cuanto nos daba por meter la mano por debajo de la videoconsola, ¡menuda fiesta debía haber montada ahí dentro!


Por desgracia, esto no mejoró con los posteriores modelos de Sony. Tanto la PS2, como la PS3, la PS4 y la más reciente PS4 Pro han continuado dándonos calentamientos de cabeza (nunca mejor dicho) con el sobrecalentamiento. El caso del último modelo, el más avanzado de todos, lo veremos un poco más adelante; ahora toca hablar de los reactores nucleares que tiene equipados la PS4, lo que sus fabricantes vienen a llamar ventiladores.

Lo cierto es que el cuarto modelo de PlayStation es tan potente que es completamente normal que se sobrecaliente. Según hemos leído, el interior de la carcasa puede llegar a alcanzar los 60ºC, poca broma. Generalmente se debe a la cantidad de suciedad que obstruye unos ventiladores que, cuando no pueden respirar, tienden a hacer un ruido horroroso. ¿Y qué podemos hacer? ¡Atentos a lo que os contamos ahora!

Custom Yoigo

Soluciones para el calentamiento de la PS4 original

  • La posición, más importante de lo que parece: Para empezar, a no ser que la tengamos sobre una superficie de mármol o sobre baldosas (ambas disipan muy bien el calor), lo mejor es ponerla en posición vertical. Necesitaremos un soporte para que gane en estabilidad y uno de los lados no esté en permanente contacto con la superficie y pueda ‘respirar’.
  • Limpieza, importantísima: El polvo acumulado en las rejillas de ventilación de nuestra PS4 es lo que hace que se sobrecaliente en exceso. Por eso, lo mejor que podemos hacer por ella es mantenerla limpia, desmontando incluso la placa lateral para que la limpieza sea más eficiente.
  • El lugar en el que está ubicada, clave: El sobrecalentamiento de la PS4 tiene mucho que ver con dónde la tengamos colocada. Nada de muebles con la parte de atrás cerrada, nada de ‘esconderla’ tras la tele y nada de tenerla contra la pared. Necesita tener su propio espacio para que corra el aire.
  • Un ventilador más grande… mucho más grande: Por mucho cuidado que tengamos, los meses de calor son terribles para nuestras videoconsolas. Por eso, si necesitamos un extra de refrigeración, no hay nada como ponerlas delante del ventilador de toda la vida. Eso sí, desde el lado opuesto de las rejillas, ¡que si no estaremos empujando el aire caliente de nuevo al interior de la carcasa!

Soluciones para el calentamiento de la PS4 Pro

La PS4 Pro era el siguiente paso en la línea evolutiva de la videoconsola más exitosa de Sony. Una consola el doble de potente, eso sí, también implicaba más sobrecalentamiento, lo que ha llegado a provocar que no pocos modelos se hayan apagado por las altas temperaturas.

Por suerte, la mayoría de las soluciones que os hemos dado para la PS4 le sirven también a su versión Pro, pero en esta ocasión añadimos una más que también sirve para las dos versiones:

  • Si la videoconsola está muy caliente, no hay que apagarla de golpe. Lo mejor que podemos hacer con ella es salir del juego que la ha puesto al límite y dejarla unos minutos en los menús. De esta forma, los ventiladores continuarán funcionando y disipando el calor a mayor ritmo que si la apagásemos por completo.

De nos ser así, puede que lo que necesitéis sea una mano experta. Si la pasta térmica se ha resecado será necesario sustituirla, y si es el ventilador el que ha muerto… mayday, tenemos un problema, ¡nos toca buscar un buen ‘consultorio médico’!

Sobrecalentamiento Nintendo Switch: cuidado con el modo dock

Nintendo se libró de Sega con el fracaso comercial de la Dreamcast, pero tuvo que vérselas con Sony, su peor pesadilla desde hace ya más de 20 años, y seguir luchando contra el problema de las temperaturas elevadas. A día de hoy, la novedosa Nintendo Switch es su buque insignia, pero ni siquiera esta maravilla de la técnica se libra del sobrecalentamiento.

La Switch es una portátil y, por tanto, está preparada para consumir poca energía y no sobrecalentarse, pero ay, amigos, cuando la usamos en modo dock… eso ya es otra historia. Cuando la metemos en el soporte de plástico para poder jugar en el televisor, la temperatura se dispara y puede llegar a afectar al aparato. Tranquilidad, que los chips de la Switch son de calidad y no sufrirán ningún daño, pero sí que podría apagarse súbitamente.

Si no quieres verte en esta situación, lo mejor es seguir estos consejos para evitar el calentamiento de la Nintendo Switch, sobre todo durante los meses de más calor:

  • No utilizarla si hay más de 35ºC de temperatura ambiente: el manual de instrucciones de la joya de Nintendo es muy claro, hay que utilizarla a una temperatura de entre 5ºC y 35ºC. ¿Por qué? Porque con más calor, lo que entrará a la videoconsola será aire más caliente que el que genera ella misma y el resultado puede ser fatal.
  • Si jugamos en la calle, que sea a la sombra: Si la temperatura es inferior a 35ºC, pero el sol aprieta bastante, no se os ocurra exponer la máquina ante él. En ese caso, lo más indicado es que sus rayos no incidan directamente sobre la pantalla, o lo que es lo mismo, ¡pasar el rato a la sombra!
  • Ojito con la batería: Si queremos cargarla inmediatamente después de haber jugado, más vale que nos lo pensemos dos veces. El mero hecho de enchufar la Switch a la corriente ya genera cierto sobrecalentamiento, así que si ya va calentita previamente… nada, mejor en frío.
  • El modo dock, ¿prohibido en verano?: Significa todo esto que no podremos volver a conectar nuestra Nintendo Switch al televisor hasta la entrada del otoño para que no sufra de sobrecalentamiento. No necesariamente. Si tenemos la habitación perfectamente climatizada o podemos ponerla frente al chorro de aire de un ventilador, podremos seguir disfrutando sin ningún problema.

Al igual que en la PS4, un exceso de polvo en el interior o un ventilador en mal estado también pueden provocarnos un disgusto. Anticiparse no sale barato, pero menos barato es tener que comprar una videoconsola nueva, así que al menor signo de que algo no va bien… tocará buscar asistencia especializada.

Sobrecalentamiento Xbox One X: problemas con la pasta térmica

Parecía que Microsoft sí había aprendido de los errores de su primera videoconsola. Al igual que todas las máquinas de PlayStation, la Xbox original tenía bastantes problemas de sobrecalentamiento por culpa del polvo que se acumulaba en las rejillas de ventilación del aparato. Cuando vimos que esto no le ocurría para nada a la Xbox One X lo celebramos con muchísimas ganas, pero pasado un tiempo… nuestro gozo en un pozo.

Muchos usuarios comenzaron a reportar mensajes de fallos en la ventilación, y un poco más tarde no fueron pocos los que aseguraron que sus consolas estaban apagándose por culpa del problema del sobrecalentamiento. Era extraño, porque tocabas la carcasa y no parecía que la temperatura fuese suficiente como para generar ese problema, pero es que el contratiempo no era el mismo que de costumbre: el fallo en la partitura no estaba ni en el polvo ni en los ventiladores, sino en un tercer elemento que afectaba íntimamente a la gestión que la nueva Xbox hacía del calor en su interior.

Concretamente, nos referimos a la pasta térmica, un elemento que se aplica sobre el procesador para ayudar a que este mantenga una temperatura óptima. Parece mentira que, viniendo del mercado que viene, Microsoft no cuidase en su momento este detalle como debería. Si os aparece el mensaje de falta de ventilación y consideráis que vuestra Xbox One X tiene espacio suficiente como para que se ventile como es debido, es momento de acudir a una tienda especializada.

  • El problema con la pasta térmica se soluciona rápidamente. Tan solo hay que retirar la antigua y aplicar una nueva capa con mimo sobre el lugar correcto. Eso sí, lo mejor es que lo haga un profesional.
  • A sabiendas de este problema con la ventilación, y de que también es susceptible a la acumulación de polvo, lo ideal que que acudáis una vez al año a un centro especializado. Allí la revisarán y la limpiarán a fondo alargando su vida sensiblemente, ¡y no nos saldrá muy caro!
  • Al igual que el resto de videoconsolas, durante  los meses de calor la Xbox One X sufre más que de costumbre. Por eso, lo mejor es que la mantengamos alejada de las ventanas, la pongamos en medio de una corriente de aire mientras funciona y no le demos mucho tute los días de mayores temperaturas.

Xbox One S All Digital

La hermana pequeña y totalmente digital de la Xbox One S All Digital presenta un problema similar a la PS4 Pro en lo que a temperatura se refiere. Su reducido tamaño, unido a su aumento de potencia, puede hacer que, a pesar de ser más moderna, siga presentando ciertos problemas con el sobrecalentamiento.

Eso sí, en este caso parece que no se debe tanto a la pasta térmica (Microsoft se ha vuelto a poner las pilas) y que responderían más bien, de nuevo al flujo de aire. En este caso, bastaría con medidas como las que hemos propuesto más arriba:

  • No exponerla directamente al sol.
  • Darle el espacio que merece, que además es bien bonita y luce bien a la vista.
  • Reforzar su ventilación con ventiladores, ya sea con una base para portátiles, una específicamente diseñada para este modelo o con uno ‘de los de siempre’.

Xbox Series X, ¿acabará con el sobrecalentamiento de una vez por todas?

El futuro modelo de Xbox, llamado a ser el principal rival de la todopoderosa PlayStation, podría ser el definitivo en cuestiones de gestión de la temperatura. Con la Xbox One X parecía que se habían terminado los problemas con el aire caliente y con la Xbox S All Digital los de la pasta térmica. Esto significaba que el siguiente modelo podría llegar con todas las respuestas que buscábamos con respecto al dichoso sobrecalentamiento… y parece que así será.

La Xbox Series X llegará con un poderoso y silencioso ventilador en la parte superior con el que, según palabras del diseñador de hardware de Microsoft, la compañía espera “obtener un 70% más de flujo de aire” dentro de la videoconsola. Además, por lo visto también se ha trabajado en un nuevo disipador que obtendría “un 20% más de flujo de aire” que en la generación anterior, ¡grandes noticias!

Sobrecalentamiento de nuestro PC gamer, ¿cómo solucionarlo?

Si somos auténticos gamers, lo más probable es que no nos baste únicamente con nuestras videoconsolas. Hay juegos que se disfrutan muchísimo más en nuestro PC, aunque también es cierto que cada vez es más habitual que exijan unos requisitos que pongan al límite las capacidades de nuestro software. Por eso, el sobrecalentamiento de nuestras torres es algo de los más habitual durante los últimos años, pero… ¿cómo solucionarlo para poder jugar durante horas sin que se derritan todas las placas y microchips de nuestro mejor amigo?

Refrigeración por aire, un clásico entre los clásicos

Nuestros PCs suelen recurrir al mismo elemento que nuestras videoconsolas para mantenerse a una temperatura óptima: los ventiladores. La ventaja de estos es que podemos hacerles todos los cambios que queramos, por lo que podemos ir cambiando piezas a nuestro antojo. Poner más ventiladores, más potentes, más grandes… el único problema es el del espacio, aunque hasta eso podemos ampliarlo con una torre más grande.

Bueno, el tamaño y el ruido, porque si algo dan los ventiladores es precisamente eso, ruido. Si este detalle nos molesta, siempre podemos optar por la refrigeración líquida.

Refrigeración líquida: más eficiente, moderna y molona, por qué no decirlo

Aunque en un principio nos choca que haya líquido circulando por el interior de nuestro PC gamer, lo cierto es que es mucho más efectivo que los ventiladores. Tranquilidad, que va dentro de unas tuberías que recorren la estructura estratégicamente y está muy controlado.

  • Sistema de tuberías, más o menos a la vista, que atraviesa las partes más críticas para extraer el máximo de calor posible.
  • Una bomba que se encarga de mantener el líquido en movimiento constante, el corazón de nuestro sistema.
  • Un depósito de líquido refrigerante para garantizar que siempre se mantenga a una temperatura suficiente con la que evitar los temidos sobrecalentamientos.

Sí, es un sistema menos económico, pero que a la larga nos ahorra unos pocos dolores de cabeza… ¡y unos cuantos euros!

Sobrecalentamiento del portátil, ¡se puede evitar!

Cada vez somos más los que optamos por un portátil gamer para disfrutar de las mejores historias allá donde queramos. Por desgracia, con ellos no podemos hacer las mismas diabluras que con un PC, así que nos toca ser cautelosos con su uso. No, con esto no os decimos que no juguéis a los juegos más exigentes, al fin y al cabo lo compramos para eso, sino a que no lo uséis de cualquier manera, ¡siempre hay una forma mejor de hacerlo!

  • Mucho cuidado con la superficie sobre la que lo ponemos: Como ya hemos dicho en el apartado de la PS4, no es lo mismo el mármol o las baldosas del suelo, que disipan el calor, que la madera, el cristal, la moqueta o el tejido textil (nada de jugar sobre un cojín o una manta) que favorecen el sobrecalentamiento. Si vamos a pasar horas con nuestro portátil a pleno rendimiento, debemos tener cuidado de dónde lo ubicamos. Al fin y al cabo, la principal vía de escape de la temperatura está en la base y hay que tenerlo en cuenta.
  • Una base elevada con espacio para ‘respirar’: Nuestro portátil debe estar asentado sobre una base que sea sólida y le aporte estabilidad, pero a la vez es importante que le deje cierto aire para que los ventiladores puedan trabajar a pleno rendimiento. En el mercado hay numerosos productos con los que podemos cubrir esta necesidad y los hay incluso con ventiladores independientes, ¡y no son excesivamente caros!
  • Prohibido llevarlo en la mochila si sigue encendido: No, no importa que esté suspendido. Si nuestro portátil sigue funcionando, lo peor que podemos hacer es transportarlo, y mucho menos transportarlo en un sitio cerrado a cal y canto.
  • Limpieza, clave otra vez: Lo mejor para evitar que el polvo se acumule es comprar un spray de aire comprimido y acordarnos con asiduidad de quitarle el polvo a nuestro equipo. Eso sí, para evitar sobrecalentamientos nos tocará hacer una limpieza interior de vez en cuando. Por eso, es recomendable llevar nuestro portátil a un técnico al menos un par de veces al año.

Sobrecalentamiento del móvil, un problema de última generación

Con el pelotazo del Nokia 8210 aún en nuestras mentes, uno de los teléfonos móviles más pequeños que tuvimos entre las manos, cuesta creer en qué ha desembocado el mundo de la telefonía móvil. Solo se entiende el tamaño de los smartphones actuales: la amplísima oferta de entretenimiento que tenemos a nuestra disposición. De hecho, cada vez son más los juegos crossplay que permiten ir jugando por la calle y retomar la partida en nuestros ordenadores y videoconsolas, así que lo del sobrecalentamiento del móvil, por muy iPhone que sea, es tan real como la vida misma.

Dejando a un lado el problema de la batería, que suele durar un suspiro cuando utilizamos nuestros teléfonos para estos menesteres, ¿cómo evitamos que nuestro smartphone se ponga a ‘temperatura infierno’?

  • No utilizarlo mientras se carga: Por muchas ganas que tengamos de seguir jugando, lo ideal es no hacer uso de nuestro móvil mientras se carga para evitar un sobrecalentamiento excesivo. Si ha habido veces que hemos ido a cogerlo para leer un Whastapp y hemos tenido que soltarlo porque ardía… ¡imaginad lo que puede pasar si encima lo tenemos trabajando a tope!
  • Cerrar apps en segundo plano y desconectar el bluetooth, necesario: Si vamos a darle caña al smartphone con uno de los últimos títulos que han salido, lo primero que tenemos que hacer es cerrar el resto de procesos, que no quede nada en segundo plano. Exactamente lo mismo que con el bluetooth o incluso el wifi, aunque entendemos que este último podría haceros falta para poder jugar. Si vamos a jugar, nuestro móvil tiene que centrarse únicamente en esa tarea, que luego vienen los disgustos…
  • Reducir el brillo, en favor de nuestra batería: Aunque puede parecer una medida más bien de ahorro de batería, reducir el brillo de nuestra pantalla también hace que el móvil tenga algo más de margen para dedicarle al videojuego en sí. De todos modos, tampoco debemos olvidar que la batería de los modelos actuales no está pensada para esos tutes, así que ojito con eso.

Suponemos que, con el auge de los videojuegos para smartphone, no tardarán en aparecer modelos especialmente pensados para estos menesteres, pero hasta entonces, sin sistemas de refrigeración específicos a la vista, más nos vale andarnos con cuidado, ¡que uno en condiciones vale más que la videoconsola más cara del mercado!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here